« Home | Democracia Cristiana en la transición » | Crecer con igualdad » | London Clinic: el ocaso del General » | La transición de los militares 1990-1994 » | Las leyes de amarre: el legado de Pinochet » | Gonzalo Vial y su postura en relación al informe d... » | La autorrepresentación final de Pinochet » | Crónica de una muerte anunciada » | Preparándose para las presentaciones » | Control de lectura » 

lunes, diciembre 11, 2006 

Transición de la derecha

José Luis Lagos
Alumno periodismo
Noviembre 2006

La UDI y el importante pensamiento de su creador


La Unión Demócrata Independiente, surgió durante el régimen del general Augusto Pinochet, en septiembre de 1983. Tuvo un rol totalmente opositor al del gobierno de Salvador Allende. Se consolida luego de haber sido por varios años el “gremialismo”.

El gremialismo era un grupo de jóvenes, especialmente de la Universidad Católica (FEUC), con el fin de crear una política de derecha distinta que sea capaz de sobrepasar a la concertación. El creador de este movimiento en 1965, y que posteriormente fundaría la UDI, fue Jaime Guzmán.

Guzmán, tenía sólo 27 años al momento del golpe Militar, se había hecho conocido por su política contraria al gobierno de la Unidad Popular. Fue panelista del principal programa político de la televisión, a esta hora se improvisa. Además de ser el actor más influyente en el régimen militar. Era un hombre convencido que los militares se quedarían largo tiempo en el poder, aunque sabiendo que lo debían entregar a los civiles, pero en un futuro lejano. Lo cual con el tiempo el gremialista se fue dando cuenta que don Augusto Pinochet no estaba dispuesto o no quería dejar el gobierno.

Pero para que se lograse lo anteriormente señalado, Guzmán decía que “debía existir un gobierno político formado por civiles que hubiesen apoyado la dictadura”. Este debía ser un partido distinto a los que habían existido en la derecha a lo largo de la historia, que en punto de vista para los militares, habían fracasado al no poder contener el crecimiento de la concertación. Es así como comienza Jaime a proponerse trabajar a fondo con el régimen militar. Claro que con el doble objetivo de que tuviera éxito y con esto, llegar a convertirse en la mayor fuerza política cuando lo militares volviesen a sus acantonamientos.

Guzmán se manifestaba con un respaldo completo a las políticas militares, incluida la cancelación de los derechos individuales y los atropellos a los derechos humanos. Fue así como apoyo rotundamente el uso de la violencia, y recomendaba seguir con “dureza y energía” evitando así convertirse en una “dicta-blanda”. Es con la cita continuación como se refiere y aborda este tema:

“El éxito de la Junta está directamente ligado a su dureza y energía, que el país espera y aplaude. Todo complejo o vacilación a este propósito será nefasto. El país sabe que afronta una dictadura y lo acepta. Sólo exige que ésta se ejerza con justicia y sin arbitrariedades. Véase si no la increíble pasividad con que se ha recibido por el estudiantado la intervención de las Universidades, medida que en todas partes ha suscitado violenta resistencia. Transformar la dictadura en “dicta-blanda” sería un error de consecuencias imprevisibles. Es justamente lo que el marxismo espera desde las sombras”.

Uno de los cargos importantes que tuvo fue entre el 70 y el 72, como miembro del Consejo Político de extrema derecha Patria y Libertad. Movimiento creado por el abogado Pablo Rodríguez, para tratar de evitar que Allende fuera elegido por el congreso pleno, luego de que no había obtenido en las elecciones, la mayoría absoluta de la población. Además el fundador de la UDI tenía cierta crítica y molestia con el pensamiento que mantenía la Iglesia en Chile, que tuvo una actitud social crítica ante las injusticias sociales y que desde el comienzo se mantuvo distante del régimen militar, defendiendo a los perseguidos. Guzmán fue un gran admirador del régimen de Franco en España, y en el aspecto de la Iglesia hubo un catolicismo más tradicionalista. La Iglesia católica española mantenía un discurso anticomunista que la levó a respaldar la “cruzada” en la guerra civil y apoyar el régimen hasta fine de los 60.

Jaime Guzmán no ocupo un cargo de autoridad durante el régimen militar, ya que optó por tener una amplia libertad de ejercicio para dedicarse al desarrollo del movimiento gremial, fue su principal objetivo

El distanciamiento que tuvo guzmán con la concertación, no fue sólo por la notable admiración a la España de Franco, sino también por la influencia que ejercieron sobre él alguno intelectuales y políticos de derecha, donde fue mi importante la palabra del ex presidente Jorge Alessandri.

La importancia del apoyo juvenil

Para Guzmán era muy importante el tema de los jóvenes, decía que aquí estaba el futuro de Chile y a ellos había que encaminarlos para que pertenecieran a este grupo político de derecha. Por esta razón se crea la Secretaría de la Juventud. Fue así como en un extenso memorándum a la Junta de Gobierno el Líder gremialista propuso a los militares poner acento en conseguir el apoyo de la juventud, diciendo así:

“(Se debe ofrecer) a la juventud una gran tarea: hacer de Chile una gran nación. Jamás podría conquistarse a la juventud para un simple gobierno de administración, por eficiente que éste fuere… Por ello, es menester ir dotando al Gobierno de un contenido de ideas cada vez más completo y orgánico, dentro de la perspectiva nacionalista, realista y pragmática que caracteriza al actual régimen.

El trabajo de la juventud no descuido a los militares, por lo cual entre ellos también había jóvenes. Con palabras sabias se refiere Carlos Huneus en su texto, El Chile después de Pinochet.
“La secretaria de la juventud tendría por objetivo transformar el apoyo de la juvenil en un elemento de vigor intelectual al régimen y acentúe el carácter militante de la reconstrucción nacional”.

Guzmán pensaba que el gobierno debía crear una base estable de apoyo que fuera capaz de enfrentar políticamente la labor de los grupos de oposición. Esta eficaz labor del gremialismo en la Secretaría de la juventud fue apreciada por el general Pinochet, señalando que sus actividades están dirigidas a “impregnar a la juventud de un nuevo espíritu fundamentado de valores cristianos, el amor a la patria, el esfuerzo y la creación personal”. El general dio un amplio apoyo a la institución, de hecho en marco de uno de los días de la juventud, anunció el programa de institucionalización del régimen, conocido como “el discurso de Chacarillas”. Así es como los “gremilistas” se declaran totalmente pinochetista, convocando al apoyo a éste. Esto último fue molestando al general, ya que lo hacían con fines de fortalecerse como gremio y su influencia sobre él.

Jaime Guzmán no tuvo el éxito esperado al crear el único partido de derecha. Además las relaciones con Pinochet después del plebiscito del 80 se debilitaron, por el rechazo de los otros sectores hacia el gremialismo. Es aquí donde nace la Unión Demócrata Independiente.

Diferencias UDI y Renovación Nacional

La gente que participo de RN, nunca fue muy ligada al gobierno de Pinochet como lo fue la UDI. No estaba tan de acuerdo en que Pinochet continuar como Presidente sino que preferían a un civil, y que fuese como ellos.

Sólo tres funcionarios de Renovación Nacional, fueron parte de la Secretaría de la Juventud. Pedro Sabat, Raúl Urrutia y Félix Viveros. Con esto se explica la diferencias entre ambos partidos, el gremio siempre quiso a sus personas más cercanas y con calzaran exactamente con el pensamiento de la institución. El nacimiento de la UDI sorprendió a grupos de derecha que participaron y colaboraron con los militares y surgieron nuevos partidos, pero que no tendrían la misma importancia y duración que tuvo el formado por Guzmán. Uno de estos nuevos fue el MUN (movimiento de Unidad Nacional), creado por Andrés Allamand.

Es en 1987 cuando los partidos de derecha se aliaron, creando así a Renovación Nacional. La creación de este complico a Guzmán, pus aquí se encontraban todos aquellos políticos que antes había criticado, y lo obligo a trabajar junto a ellos. Pero el líder de la UDI no previó la magnitud que tendría RN, y los pensamientos de esta institución no eran los mismos que el gremialista. La mayor diferencia existente entre ambos bandos era la candidatura del general Pinochet por parte de la Unión Demócrata Independiente y de un civil por mayoría de Renovación Nacional.

Aunque Guzmán era el vicepresidente de RN, nunca compartió las políticas e ideales de éste. Es así como el hecho que provoca la ruptura de las relaciones entre Guzmán y la institución, fue la decisión de Líder gremialista de desconocer las elecciones convocadas en marzo de 1988, para elegir las autoridades definitivas del nuevo partido. Fue castigado drásticamente por el hecho y no le dio chancee, así fue expulsado del partido el 21 de abril de 1988. Así también fue como los militantes de la UDI decidieron renunciar y seguir a su fundador.

La UDI se recrea como partido individual, y llamaron a apoyar a Pinochet y votar por el “si”. Por otero lado RN apoyo al ex ministro de hacienda, Hernán Buche, por la presidencia, lo cual marco fuertes diferencias entre los dos bandos de la derecha.

La unión demócrata Independiente enfrento las parlamentarias de 1989, con cierta dificultad. Por una parte había apoyado al gobierno militar, que había sido derrotado. Por otra parte, la UDI no podía desconocer las importancia del voto pinochetista. Pero a pesar del conflicto sucedido un año antes de las parlamentarias, la derecha se unió para enfrentar el binominal, y sacar escaños frente a los difíciles candidatos de la concertación. Esta medida fue clave, porque RN se había mantenido más distante del régimen, por lo cual se podía contar con los votos de los conservadores que habían respaldado el partido.

Los candidatos para Santiago poniente eran, Jaime Guzmán del gremio, por la concertación los presidentes de los partidos, Andrés Zaldívar (PDC), Ricardo Lagos (PPD), y el abogado Miguel Otero de RN.

La UDI logro un buen resultado es estas elecciones, saliendo elegidos 14 diputados y adjudicándose el 14,5% de los votos, aunque estaba en desventaja con RN, que logro 33 diputados, con el 19,5% de los votos, era un buen punto de partida para enfrentar la democratización. Los gremialistas pudieron disminuir su distancia con Renovación en las elecciones siguientes, como resultado de un buen trabajo político, y una mejor organización geográfica.

Un aspecto importante de señalar es lo dividida que se vio RN en su interior por diferencias internas, por lo que no pudo consolidarse como un partido de centro-derecha distante del régimen de Pinochet. La UDI no se vio perjudicada por haber surgido durante el régimen. Debido a la simpatía que goza don Augusto Pinochet y el gobierno militar en la población.

Conclusión

Hemos dicho que la UDI estuvo muy vinculada con el régimen militar, esto no quiere decir que RN no lo haya hecho, la mayoría de los candidatos a las elecciones parlamentarias de 1989 fueron seleccionados mayoritariamente entre personas que habían participado del gobierno de Pinochet. Sobre la discrepancia ideológica de UDI y RN no hay mucha diferencia, en cuanto a lo programático el gremio no tiene una posición muy definida en temas que le den una identidad propia, cosa que lo ha reemplazado en el ultimo tiempo asumiendo las tesis de RN y dejando en una segundo lugar su coyuntura con las instituciones heredadas del régimen militar.

Links to this post

Crear un vínculo